“El hecho de ser hombre hace que te respeten más en ámbitos científicos”

Ciencias Texto:

Dorothy Hodgkin e Idaira Pacheco tienen una cosa en común: las dos se dedican a la ciencia. No obstante, las circunstancias han cambiado mucho desde la época que vivió Hodgkin. Mientras que en ese entonces eran muy pocas mujeres las que llegaban a la Universidad, Pacheco forma parte de una generación donde cada vez hay más científicas.

¿Qué supuso para usted participar en ULLvioleta? “Me gustó mucho participar. Sigue habiendo machismo en este campo y por ello es importante realizar divulgación científica y destacar que las mujeres también tenemos nuestro lugar en la Ciencia. Sirve para que la gente vea que, a pesar de que en la actualidad existan dificultades en el acceso a esta profesión, la gente joven está involucrada en proyectos de este tipo”.

¿Cuál es su trabajo en este laboratorio? “Nosotras desarrollamos métodos analíticos para determinar contaminantes en muestras medioambientales o agroalimentarias, como pueden ser el té, cremas, agua, sedimentos marinos, etcétera. Buscamos materiales que sean mejores que los que hay comercialmente disponibles y que estos sean menos contaminantes. Esto es esencial, ya que los procedimientos utilizados en este tipo de análisis son más nocivos que los propios componentes. Investigamos en ingredientes que sean más sensibles o selectivos para crear patentes con los mismos”.

“En nuestro ámbito no sentimos de forma directa ninguna discriminación de género”


¿Alguna vez se sintió infravalorada como mujer en el sector científico? “Hace poco publiqué un artículo de revisión y un chico árabe se puso en contacto conmigo para felicitarme por mi trabajo. Me preguntó por el funcionamiento de la institución y también por mi jefe. Yo respondí que ella era estupenda, que no podía quejarme de mi jefa. El respondió extrañado porque era una mujer, ya que daba por hecho que debía ser un hombre. Aún así, en nuestro ámbito no sentimos de forma directa ninguna discriminación de género”.

¿Cree que en su disciplina se le suele dar más importancia a la labor masculina que a la femenina? “Sí. Cuando vamos a congresos internacionales, los ponentes son principalmente varones, así como son ellos quienes dan las charlas más relevantes. En la carrera de Química ahora mismo la mayoría somos mujeres, especialmente las que trabajamos en el laboratorio. No obstante, ser un hombre en esta materia supone que van a respetarte más. Si yo interviniese en una conversación de científicos, es probable que no tengan tan en cuenta mi opinión”.

Como investigadora, ¿cuáles son sus aspiraciones en este campo? “En el futuro quiero tener un puesto en esta Universidad, hacer el trabajo de mi jefa, por ejemplo. Acabar mi investigación y tener un reconocimiento por mi estudio. Asimismo, me gustaría que se valorara más a las féminas en este terreno. Estamos avanzando, cada vez nos incorporamos más chicas y esto hace que el resto de factores cambien, que se visibilice más nuestro papel. Igualmente, veo una transformación en las nuevas generaciones, son más respetuosas en ese sentido. Las personas que hemos conocido en los congresos internacionales se muestran más abiertas y menos discriminatorias”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Ciencias

Go to Top