“Las claves de nuestro éxito son talento y trabajo”

Sociedad Texto:

K-Narias es un dúo formado por las gemelas Gara y Loida Hernández. Nacidas en Añaza (Santa Cruz de Tenerife) y muy arraigadas a su tierra, han tenido que dejar atrás su entorno natal para desarrollar su carrera profesional en el extranjero. Aunque desde los 5 años comenzaron como bailarinas, más tarde decidieron formarse en el mundo de la canción. Con tan solo 20 años de edad, estas hermanas consiguieron lanzar su primer disco, 40 entre las 2, y desde entonces no han parado de cosechar éxitos en Canarias e, incluso, en Latinoamérica.

Comenzaron en el mundo de la música con tan solo 20 años. ¿Cómo fueron los inicios? “Comenzamos con el dúo de K-Narias con 20 años, pero desde que tenemos uso de razón hemos estado vinculadas al mundo del arte. Con 5 añitos descubrimos el maravilloso mundo de la música, primero como bailarinas y ya más tarde nos formamos como cantantes. Desde entonces no hemos parado hasta conseguir nuestro gran sueño, vivir por y para la música. Cuando comenzamos éramos dos niñas inocentes, pero recordamos nuestros inicios con mucha añoranza. Es emocionante recordar cada triunfo y cada derrota, de ambas cosas hemos aprendido mucho. Han sido 13 años de miles de vivencias imposibles de explicar en pocas palabras, por ello estamos escribiendo nuestra propia biografía, aunque es un proyecto a largo plazo”.

Con el primer álbum, 40 entre las 2, fueron disco de oro en España. ¿Cómo vivieron esa experiencia? “¡Increíble! Nunca nos lo hubiéramos imaginado. Conseguimos ser disco de oro tan solo con las ventas en Canarias, imagínate la emoción tan grande. Aún lo recordamos y se nos ponen los pelos de punta”.

¿Quién les ayudó a dar el salto a Latinoamérica? “Muchas personas fueron las involucradas, pero agradecemos, sobre todo, a UBO, nuestra discográfica en Estados Unidos en aquel entonces. Gracias a ellos conseguimos llevar nuestra música a diferentes países y lugares por todo el mundo, como el Madison Scuare Garden o la Mansión Play Boy, entre otros. Nuestra canción No te vistas que no vas también tuvo parte de culpa. Ja, ja, ja… Y nuestro padrino Don Omar, al que estuvimos abriéndole la gira en Estados Unidos”.

“Los momentos de alegría se disfrutan por partida doble”


¿Cómo afrontan el hecho de ser gemelas y trabajar juntas? “Tenemos mucha suerte, es un sueño de dos que llevábamos persiguiéndolo mucho tiempo. Es muy positivo, porque la vida de un artista a veces puede llegar a ser solitaria en los viajes, hoteles, etc. Nosotras contamos la una con la otra, los momentos de alegría se disfrutan por partida doble y en los malos nos apoyamos. Como todos los hermanos discutimos. Ja, ja, ja… pero a los cinco minutos se nos olvida el motivo de la discusión. No somos rencorosas. Compartimos trabajo, amigos, hobbies… Nos encanta estar juntas. No podemos vivir la una sin la otra. ¿Con quién mejor que con tu hermana?”

Desde el lanzamiento del primer disco no han parado de cosechar éxitos y reconocimientos. ¿Cuál de ellos ha sido más especial? “Es muy difícil quedarnos con uno, pero podríamos destacar No te vistas que no vas, ya que fue el primer tema que nos hizo lanzarnos a nivel internacional. Salsa con reggaetón puede que sea la canción que más nos defina y Abusadora nos hace vibrar, bailar, soltar adrenalina y dejar nuestros problemas a un lado. La conocí bailando es una de las más conocidas y le tenemos mucho cariño porque llegó en un momento importante en nuestra vida. Pedacito de navidad, con el gran José Feliciano, es muy profunda, con un mensaje emocional. Mujeres, nuestro último single, marca un antes y un después de K-Narias, renovadas, transformadas y con mucha ilusión. Esta dio comienzo a nuestra nueva andadura, cambiando de representante, con nuevas metas”.

¿Cómo se definirían profesionalmente? “Nos consideramos muy trabajadoras, a veces incluso exageradamente trabajadoras. Creemos que la clave del éxito es 50 % talento y 50 % trabajo. Tenemos un gran equipo. Y menos mal. Muchas veces no damos abasto”.

“Toda mujer tiene que amarse tal y como es”


Mujeres es una reivindicación hacia la igualdad de derechos entre hombres y mujeres… “Sí. Creíamos que era necesario hacer una canción que reivindicara el derecho de la mujer, sobre todo en un género musical normalmente asociado a hombres, donde muchas de sus letras son machistas y denigrantes. También queríamos reflejar en el videoclip a mujeres reales, que viven día a día la discriminación social, machismo y violencia de género. Después de lanzar este tema hemos recibido muchas críticas a través de redes sociales, con comentarios como: ‘¿Cómo es posible que hagan un videoclip para defender a las mujeres y vayan vestidas así’. Nos gusta vestir sexys y no por ello tenemos menos derecho de defender nuestros ideales. Dando un mensaje positivo, toda mujer tiene que amarse tal y como es”.

Hablando de mujeres, el reggaeton y la música latina, en general, suelen estar asociadas a la figura masculina. ¿Se sienten condicionadas en algo por el hecho de ser chicas? “La verdad es que no. Hemos sido muy afortunadas y nunca hemos tenido ningún tipo de problema por ello. Respetamos a nuestros compañeros de profesión, incluso tenemos colaboraciones con muchos de ellos, pero si vemos que algo no nos gusta siempre lo vamos a decir”.

“Amamos la música y nos encanta mezclar ritmos y fusiones diferentes”


¿Qué piensan sobre la censura que hicieron los medios de comunicación del videoclip Oye mi canto por catalogarlo de contenido sexista? “Comenzamos con el género del reggaeton y casi todo el mundo nos identifica con él. No es algo que nos incomode, pero la realidad es que desde nuestro primer disco hasta el último hemos tocado todo tipo de estilos musicales. Desde la balada, hasta la salsa, merengue, bachata, house, disco, etc. Amamos la música y nos encanta mezclar ritmos y fusiones diferentes. Al comienzo de nuestra carrera nos censuraron el primer videoclip, nos vetaron en muchos programas de televisión y radio sin conocernos. Nos metieron en el mismo saco, sin escuchar nuestra música, pero el pueblo fue quien decidió y gracias a ellos, K-Narias sonó sin apenas apoyo de los medios de comunicación”.

Siempre mencionan la actuación en el Madison Square Garden de Nueva York con añoranza. ¿Qué sintieron cuando pisaron ese escenario? “Teníamos mucha presión, éramos las únicas mujeres en ese evento y fue nuestra primera actuación en Estados Unidos. Lo recordamos con muchísimos nervios, estábamos temblando antes de subir al escenario, pero desde que lo pisamos, nos transformamos y pudimos entregarnos al público. Actuar ahí marcó un antes y un después en nuestra carrera”.

Han cantado con artistas de la talla de José Feliciano (Un pedacito de Navidad), Elvis Crespo (Cachete, pechito, ombligo), Jerry Rivera (El que a hierro mata), Miguel Sáez (Díselo)… ¿Con qué cantante desearían colaborar? “Hemos tenido mucha suerte de poder colaborar con los mejores, pero si soñamos a lo grande, nos encantaría con Beyonce o Take That, los admiramos mucho”.

¿Alguna vez se les ha pasado por la cabeza llegar a desfilar por la Alfombra Roja en los Latin Grammy de las Vegas? “Lo hemos visualizado muchas veces en nuestra cabeza. Ja, ja, ja… Al final se cumplió, ahora solo falta que nos den un Grammy. Tendremos que visualizarlo también o trabajar más duro para conseguirlo”.

“Somos un gran equipo, con proyectos, ganas y fuerza”


Hace poco firmaron un contrato con la discografía M2 Music. ¿Cómo les va con esta nueva compañía? “La palabra que describe la respuesta sería ilusionadas. Somos un gran equipo, con muchos proyectos en mente, ganas y fuerza. Necesitábamos algo así.”

Colaboraron en su momento en una campaña en contra del petróleo en Canarias llamada ¡Mándense a mudar! ¿Qué supuso participar en ella? ¿Y en el spot en contra del acoso escolar junto al exfutbolista Víctor Valdés? “Nos consideramos muy naturistas, confiamos en las energías renovables, y somos partidarias a cuidar el medio ambiente. La campaña junto a Víctor Valdés es muy bonita, con un mensaje alto y claro. Desgraciadamente hemos vivido el acoso escolar muy de cerca con una amiga del instituto, tanto ella como nosotras lo pasamos muy mal, se quedan secuelas al paso de los años. Debemos ser responsables y ayudar”.

¿Cómo llevan vivir lejos de casa? “Somos una familia muy grande, tenemos muchos tíos y primos, siempre nos gusta hacer reuniones con ellos. Cada día nos cuesta más despegarnos de nuestro entorno, pero sí es verdad que te llegas a acostumbrar un poco. Es una de las cosas que hay que sacrificar para perseguir tus sueños. Aun así somos afortunadas, pues a través de los años hemos conocido mucha gente bonita en todas las partes del mundo. Tenemos muchos amigos y es como si fueran parte de la familia”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*