“La política contra Venezuela se ha armado desde el miedo, el rechazo y el odio”

Ciencias Sociales y Jurídicas Texto:

La resiliencia del pueblo en situaciones de guerra no convencional fue el eje de la ponencia de Magaldy Téllez de Martínez en la Jornada de Resiliencia y Confrontación, coordinada por Ángela Sierra, que se desarrolló ayer martes en la sala Tomás y Valiente de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Laguna, en el marco de Campus América. La decana de Educación Avanzada de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez de Venezuela hizo un recorrido por la historia reciente de su país y las implicaciones internacionales puestas en marcha a raíz de la proclamación de Hugo Chávez como presidente en el año 1998.

Según Téllez de Martínez, la oposición venezolana optó desde el primer momento por un escenario político en el que sólo existía cabida para el binomio amigo-enemigo, sin lugar a un espacio de confrontación política de diálogo.

La decana destacó que en esta situación de desbancamiento, “que nace incluso antes de que Chávez asuma el poder”, participaron otros actores externos de alto poder: desde dirigentes internacionales, con Obama a la cabeza, hasta las campañas de mass media generadas desde el interior y el exterior. En este marco, añadió, “el pueblo venezolano asumió un papel protagonista basado en que las gentes permanecieron en pie, salieron a la calle, se manifestaron e irrumpieron en el espacio público quienes nunca tuvieron presencia política, debido, principalmente, a que la política contra el Estado se armó sobre el miedo, el rechazo y el odio”.

Una democracia participativa impulsada por las mujeres


Esta asunción de protagonismo político, dijo, se materializó en forma de “una democracia participativa, impulsada en primer lugar por las mujeres, que dieron lugar al verdadero poder popular”, alejado de esa guerra de baja intensidad basada en la “creación de acontecimientos por parte de las mass media” y como respuesta a otra forma de guerra no convencional.

La presencia, a raíz de la proclamación “falsa” de la renuncia de Chávez en abril de 2002, de estos movimientos participativos resilientes dio forma a lo que Téllez denominó la “civilidad de un pueblo”, un término prestado de Pierre Bordieu, que se ha consolidado ya en Venezuela.

En la actualidad, ultimó la ponente, “con el gobierno de Nicolás Maduro, esa civilidad resiliente se manifiesta a través de actores que no están contra el Estado, sino que van a transformarlo a pesar de las estrategias de derrocamiento continuadas. Todo ello, con el objetivo de hacerse con el petróleo o los minerales a través de un intervencionismo explícito de los Estados Unidos”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Ciencias Sociales y Jurídicas

Go to Top