“La paz no es solo el silencio de las armas. Hay que construirla y cuesta”

Ciencias Sociales y Jurídicas Texto:

Pablo Ceto, diputado del Parlamento Centroamericano y experto en conflictos, abrió hoy martes 10 de octubre la sesión del Seminario de Campus América Conflicto y seguridad humana: la pacificación de conflictos, realizando un balance del estado actual de Guatemala, su país, cuando se han cumplido dos décadas de los acuerdos de paz entre el Gobierno y la guerrilla. El ponente expuso que quedan muchas cosas pendientes, lastradas por un Estado azotado por la corrupción y sin voluntad real de lograr la pacificación: “La paz no es sólo el silencio de las armas. Hay que construirla y cuesta mucho”.

La ponencia comenzó contextualizando el conflicto del país centroamericano, con 17 millones de habitantes, de los cuales, el 80 % es de ascendencia maya y, sin embargo, ha vivido cinco años de exclusión social y racismo por parte de las élites del poder.

Explicó que los dos hechos fundamentales del siglo XX en su país fueron, en primer lugar, la revolución de 1944, que trajo una incipiente democracia “truncada por EE. UU en 1954”. Por ello, en 1960 surge una guerrilla de raíz marxista, a la que se suma el componente indígena, de tal modo que “la guerrilla pasó a ser indígena y los indígenas, revolucionarios”.

Este conflicto se caracterizó por la fuerte represión del Estado, “que no dudó en cometer genocidio contra los indígenas”, de modo que 440 aldeas fueron totalmente arrasadas y unos 200 000 guatemaltecos, asesinados o desaparecidos. Sin embargo, el desarrollo del conflicto se enquistó hasta que ambas partes llegaron a la convicción de que ninguna de ellas iba a ser capaz de lograr una victoria, lo cual sentó las bases para un trato.

Sobre la mesa de negociación se plantó la necesidad de democratizar el país, lo que implicaba la reforma del Estado; la atención a los aspectos socioeconómicos de un país empobrecido; el reconocimiento de los derechos, historia y cultura de los pueblos indígenas; la redefinición del papel del ejército en una sociedad democrática; y la reparación de las víctimas. Todo ello, para configurar una nueva Guatemala que considerara su componente multiétnico.

El negocio de las oligarquías


Sin embargo, una vez iniciado el proceso, Ceto señaló que no encontraron como interlocutor a un Estado comprometido con la paz, sino a uno más preocupado por vender los bienes públicos, como la telefonía o el suministro eléctrico, para que las oligarquías siguieran haciendo negocio. Hubo tímidos avances legislativos que, poco a poco, fueron frenándose y, lo que es peor en su opinión, la población se inhibió, no fue combativa al respecto y, simplemente, dejó que eso sucediera.

Tras dos décadas del inicio del proceso, Ceto apuntó que ya se empiezan a ver signos de esperanza “porque desde hace dos años ha comenzado la lucha efectiva de la corrupción institucional, en parte, gracias a la influencia de una comisión de observadores internacionales que lleva trabajando en el país desde 1994 y, que ha sido ahora cuando ha empezado a ver resultados”. Ya han procesado y encarcelado a un presidente y varios magistrados, ministros y alcaldes, algo muy necesario porque la paz, según el ponente, “sólo es posible con un marco institucional claro”.

Comunidad indígena


Para el diputado, es importante la participación institucional de la comunidad indígena, no solamente por una cuestión de justicia, sino porque en estos años ha protagonizado la lucha por los bienes naturales y recursos del país. Una de sus luchas es que haya un reconocimiento de sus instituciones y un sistema de justicia propio, algo que el Estado no está dispuesto a aceptar porque sólo ve como válido el modelo judicial importado de Europa –pese a que actualmente está corrupto– y no comprende que pueda haber pluralismo jurídico.

Previamente a la intervención de Pablo Ceto, la coordinadora de seminario, Ángela Sierra, leyó el resumen de la ponencia del magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, José Francisco Acuña Vizcaya, invitado al Campus América y que finalmente no pudo acudir. En su conferencia habló de los aspectos jurídicos de los acuerdos de paz de su país, que a su juicio son novedosos por poner en marcha un complejo sistema de reinserción y garantizar la no repetición del conflicto.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Ciencias Sociales y Jurídicas

Go to Top