¡Cuídate! También en vacaciones

Fitness Texto:

En la temporada de verano las ganas de desconectar y descansar son indiscutibles, además de que el sol y el calor contribuyen a que la voluntad de entrenar se queden a un lado. Los viajes de vuelta a casa a ver a la familia o por turismo son muy comunes y muchas veces los hábitos de ejercicio físico se queda fuera de la vida diaria con la excusa de que no hay tiempo o que no hay un gimnasio a mano. Si a esto se le suma las reuniones donde la comida es la gran protagonista o todos los platos típicos del país que se visita que hay que probar, el golpe de realidad en septiembre es inevitable: de vuelta a la pesada rutina en baja forma física e incluso con unos kilos de más con menos músculo.

No hay que perder nunca de vista que el deporte forma parte de un estilo de vida saludable que no se debe apartar nunca puesto que hay muchas posibilidades para mantenerse activo incluso cuando se viaja mucho.

Es importante que los músculos  reciban unos leves estímulos y que se mantengan activos para cuando la rutina regrese, el impacto no sea tan fuerte y haya que bajar el nivel de entrenamientos. Hay una serie de ejercicios muy efectivos que no necesitan de un gimnasio o un lugar especial para realizarse. Simplemente requieren de fuerza de voluntad y un ligero equipamiento que se puede llevar a todas partes sin que ocupe mucho espacio para usarlo en cualquier rato libre.

Saltar a la comba puede llegar a ser un ejercicio muy exigente y mantiene todos tus músculos en tensión


Saltar a la comba es uno de estos ejemplos. Con una simple cuerda, puede realizarse una rutina de cardio que mantendrá tu resistencia y coordinación e incluso puede llegar a incrementarla. A priori, parece sencillo y mucha gente lo subestima, pero es un ejercicio que puede llegar a ser muy exigente y mantiene todos los músculos de tu cuerpo en tensión durante su realización, ayudando a su tonificación: en un solo movimiento, las piernas, el abdomen, los brazos, las muñecas están activos. Es ideal para realizar entrenamientos cortos de alta intensidad, incluirlo en circuitos de ejercicios funcionales o como descanso activo entre series para no permanecer parados. Ha de realizarse un calentamiento de movilidad articular para evitar lesiones graves y mantener la técnica correcta durante el trabajo, es decir, espalda recta con los hombros hacia atrás sin tensión, sin inclinarse hacia delante y manteniendo las rodillas semiflexionadas para que no sufran el impacto contra el suelo al saltar.

Por otro lado, las bandas elásticas de resistencia son otras aliadas. Las hay en diferentes presentaciones y tamaños, pero todas proveen excelentes resultados. Las más largas son perfectas para sustituir las pesas del gimnasio y dar a tu músculos la resistencia necesaria para que mantengan su tono. Se pueden realizar sentadillas con presión si pisamos la banda y levantamos los extremos por encima de la cabeza o sustituir el press de banca pasándola por la espalda para crear oposición al movimiento de una flexión básica. Las hay también más cortas y cerradas, formando una circunferencia. Estas son perfectas para realizar rutinas de piernas completas, incrementando el efecto de las sentadillas, zancadas o los empujes de caderas. Solo hay que escoger la resistencia que se adapte a tu nivel y exija lo mejor de ti para que la zona que te interese trabajar se mantenga perfectamente tonificada durante todas tus vacaciones.

Nada impide realizar una pequeña rutina de ejercicios funcionales en la habitación del hotel o en un parque


Los ejercicios funcionales también son un recurso perfecto. Trabajar con el propio peso corporal da unos resultados notorios en la forma física, ya que aprenderás a controlar tu musculatura y pondrás a prueba muchas habilidades como la agilidad. Por no sujetar una pesa no significa que un fondo de tríceps realizado en un banco, muro o silla no pueda ser exigente. Con este tipo de entrenamientos se debe jugar con la presión que se ejerce en los músculos, el número de repeticiones y velocidad del movimiento. Al darle más intensidad, por inercia la velocidad tenderá a ser un poco más baja y esto estimulará las fibras musculares. No hay nada que impida realizar una pequeña rutina sin equipamiento en una habitación de hotel, una azotea o incluso un parque.

Finalmente, no hay que olvidar que caminar es la mejor forma de mantenerse activo. Si estás en un viaje turístico no hay excusa para quedarse tirado en el sofá del hotel: sal a caminar por las calles de la ciudad y sin darte cuenta tus piernas estarán trabajando todo el día.

Es cierto que el cuerpo merece descanso,  pero eso no equivale a dejar de lado toda actividad física durante un mes entero.  Si fuera así, no se trataría de un estilo de vida que se ha interiorizado. Además de mantener todos los beneficios a la salud que trae hacer ejercicio de forma constante, esto permitirá que seas más permisivo a la hora de comer y disfrutar de los banquetes familiares o un buen plato o postre tradicional del país que visites.

Nada me gusta más que una buena mente traviesa y ágil para conversar. Curiosa por naturaleza, con ansias de comerme el mundo. Ando siempre en busca de la perfecta combinación de palabras.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Fitness

Go to Top