Ángela Calvo asegura que es imposible gobernar desde la ira y el rencor

Ciencias Sociales y Jurídicas Texto:

“La gobernabilidad de los países pasa irremediablemente por un proceso de creación de cultura política, alejada de los modelos tradicionales en los que los sentimientos morales no estaban presentes”, es la conclusión a la que llega Ángela Calvo de Saavedra. La catedrática de la Pontificia Universidad Javierana de Bogotá participó en la tarde de ayer, lunes 9 de octubre, en la Jornada de Gobernanza y Democracia sobre la gestión de conflictos que tuvo lugar en la Facultad de Derecho, enmarcado en el programa que dirige Ángela Sierra dentro del Campus América.

“Llevo mucho tiempo estudiando los sentimientos morales y políticos y cada vez estoy más convencida de que mientras no trabajemos en una cultura democrática desde los sentimientos, la sociedad civil no se moverá”, añadió la catedrática. Aseguró que hoy por hoy “las instituciones ya se van dando cuenta, pero ellas solas no bastan: se necesitan las motivaciones de la gente para apoyarlas”.

La profesora colombiana mantuvo que es imprescindible la educación basada en la inteligencia emocional para conseguir, en el futuro, ciudadanos que sean capaces de no analizar todo bajo la óptica de la ira. “Mi ponencia de hoy tiene como subtítulo De la ira a la compasión y versa sobre cómo pasar de la ira política a la posibilidad de tratarnos con cierta generosidad y pensar en algo común. Si la política es el bien general, tenemos que construir algo que nos lleve a él. Y es más fácil construirlo desde el tú y yo, desde las interacciones cotidianas que hacerlo jerárquicamente, porque eso no se puede legislar, es inútil intentar hacerlo porque no se conseguirá”, sentenció.

“No se puede legislar la solidaridad”


Además, añadió que “no se puede legislar la solidaridad, pues no puedes obligar a la gente a tenerla o ejercerla con una ley, a no ser que crees una cultura política del encuentro, y se ejerza desde la responsabilidad individual de cada uno”.

Sin embargo, dijo, “aún hay mucho camino por recorrer, porque tradicionalmente en la política el lugar que ocupan las emociones suele ser malo, porque es el de la posverdad. Todos los fenómenos actuales -Trump, el Brexit, los separatismos, incluso el ‘no’ frente al proceso de paz-  desgraciadamente tienen que ver con la ira. Si cultiváramos otras emociones los resultados serían, obviamente, diferentes”, aseguró. Por lo que, argumentó, “hay que transitar de la ira porque de lo contrario estaremos en guerra todo el tiempo”.

En este sentido, y refiriéndose al proceso de paz en Colombia, Calvo de Saavedra indicó que “el odio de la gente contra la guerrilla ha dificultado la posibilidad de insertar a los que proceden de ella, pese a que hayan dejado las armas”. Recordó que “una cosa es que tengan representación política, que la tendrán, pero en la sociedad civil quién les va a dar trabajo, quién va a confiar en ellos mientras no exista un clima de confianza”.

“La carencia de cultura política en Latinoamérica es total”


La catedrática concluyó apuntando que “la carencia de cultura política en Latinoamérica es total. Nunca nos han enseñado y el gran problema de la corrupción que tenemos en las instituciones tiene que ver con ello: los sentimientos egoístas priman. Y por eso hay que crear un nuevo balance de sentimientos incluyentes que darán lugar a una verdadera gobernanza inclusiva”. Para ello, “la idea es mover la geografía emocional, que fortalezcamos desde la infancia sentimientos de curiosidad, de solidaridad, de perdón, en lugar de sentimientos que fortalezcan el narcisismo y la defensa”.

Concluyó afirmando que el futuro está en los jóvenes. “Este sería el camino para el posconflicto, aquí y allá; si no trabajamos por ahí la radicalización va a ser siempre peor. Pero esto es un proceso largo, no es una cosa de un día para otro”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Ciencias Sociales y Jurídicas

Go to Top