Daily archive

junio 14, 2017

La Sinfónica de Tenerife clausura la temporada 2016-2017

Cultura / Ocio Texto:

El Auditorio de Tenerife Adán Martín acogerá, este viernes 16 de junio a las 20:00 horas, el concierto que cierra la vigente temporada de la Orquesta Sinfónica de Tenerife. El concierto, organizado a través del Cabildo, contará con la prestigiosa participación del violonchelista Adolfo Gutiérrez Arenas, uno de los músicos con mayor proyección en el panorama musical de nuestro país. Todo ello, a través de la batuta de Michal Nesterowicz, director musical acreditado por su amplia experiencia internacional.

Adolfo Gutiérrez Arenas con su violonchelo | Foto: Samuel Sánchez (EL PAÍS)

El recital estará compuesto por un repertorio amplio y complejo, pero de una exquisita ejecución. En primer lugar, la Orquesta Sinfónica deleitará con el Concierto para violonchelo en Si menor, op.104, de Antinín Dvorák. Se trata de una obra solvente y muy bien estructurada en la que el protagonismo del violonchelo, siempre lírico y elegante, maravillará al público evocando sensaciones de júbilo, regocijo y desconsuelo.

A continuación, la agrupación musical tinerfeña interpretará dos piezas de Ottorino Respighi (Fontane y Pini di Roma), a buen seguro uno de los compositores de mayor renombre de la Generazione dell’ottanta, una corriente musical que corrompió el lenguaje musical añejo en la Italia de principios del siglo XX.

Fontane di Roma, uno de los poemas sinfónicos más conocidos de Respighi, fue compuesta en 1916. Esta obra, que consta de cuatro movimientos, está dedicada a diversas fuentes romanas durante las diferentes etapas del día: “La Fuente del Valle Giulia”, “La Fuente de la mañana Triton”, “La Fuente de Trevi al mediodía” y “La Fuente Villa Medici al atardecer”. Goza de un remarcado carácter colorista y, como buen ejemplo del poema sinfónico, trata de expresar elementos extramusicales.

Por su parte, Pini di Roma, al igual que Fontane, se estructura en cuatro movimientos que retratan los pinos de diferentes partes de la ciudad de Roma a lo largo del día. La obra de Respighi, metaforizada a través de la melodía, evoca sonidos tan extravagantes como las pisadas de un ejército, el canto de unos sacerdotes o el piar de un ruiseñor. Cada uno de ellos, distribuidos a través de “Los pinos de Villa Bogherse”, “Pini presso una catacomba”, “Los pinos de Gianicolo” y “Los pinos de la Via Appia”.

Será la primera vez que la Orquesta Sinfónica de Tenerife interprete ambas obras, por lo que el espectáculo estará garantizado. Las entradas para acudir al recinto oscilan entre los 13 y los 27€, una buena oportunidad para gozar del espectáculo y la habilidad de los mejores músicos de nuestra isla.

 

María del Mar Caballero: “Una exposición es como un trabajo de investigación”

Artes y Humanidades Texto:

María del Mar Caballero Arencibia,  profesora de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna desde el año 1991, aprovecha esta oportunidad para hablar con PERIODISMO ULL sobre la escultura, pintura y su profesión. También comparte su opinión acerca de las dificultades a las que se enfrentan los estudiantes y artistas en este ámbito artístico.

¿Cuáles son sus experiencias en el campo de la formación y de la investigación en la fundición artística? “En primer lugar, me licencié en la especialidad de Escultura. Estuve muchos años trabajando al mismo tiempo en el taller de fundición y en el de restauración (que entonces no era una especialización). Con el paso del tiempo, también me fue interesando el grabado. Un periodo muy importante de mi investigación se lo dediqué a varias disciplinas, pero en su mayor medida a las de fundición y grabado que fue de lo que trató mi tesis doctoral”.

¿Cómo es el proceso de restauración y conservación del patrimonio artístico? “Ya hace mucho que no trabajo en Restauración. En estos momentos estoy inmersa en dos proyectos de investigación de diferentes temas, uno está mas ligado al campo de la Conservación, pero no puedo comentar mucho porque estamos comenzando. El otro es un proyecto de innovación docente compuesto por un grupo transdiciplinar de la sección de Bellas Artes, es el tercer año consecutivo y trata de la invisibilidad de la mujer en el mundo del arte”.

Su grupo de investigación, que es el de Conservación y Restauración del patrimonio artístico, ¿en qué consiste exactamente? “Te puedo comentar que casi se formó a raíz de un trabajo que realizamos. Un gran proyecto de catalogación, del estado conservación de la Iglesia de Santa Catalina en Tacoronte. Estuvimos pieza por pieza analizando, fichando y recopilando muestras. Realizamos un estudio exhaustivo, que incluía, desde los retablos, a las pinturas, esculturas, orfebrería…  Fue muy interesante y bonito. Aprendimos todas muchísimo. Era un grupo también transdisciplinar. Trabajamos escultores, restauradores, pintores e historiadores”.

“La restauración no se da solo en la pintura”


Sobre la restauración hay que decir que muchas personas piensan que se da solo en la pintura… “Sí. Ciertamente hasta hace no mucho parecía que era solamente de pintura, porque es lo que predomina, pero hay muchísimas esculturas, piezas de cerámica… Muchas veces los restauradores han tenido, o mejor dicho teníamos que completar sus conocimientos con ayuda de los escultores a nivel técnico sobre todo”.

Ha hecho exposiciones tanto dentro como fuera del ámbito nacional. ¿Qué se siente? “Es un reto y siempre las abordo con mucha ilusión, pero sí que es verdad que es mucho trabajo combinar la docencia con trabajos de investigación. Para nosotros una exposición es como un trabajo de investigación donde indagamos sobre nuestro pensamiento, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia… También es un reto que nos proponemos porque siempre es muy complicado hacerlo. Tienes que buscar una sala adecuada, una buena publicidad…”.

 Parece un trabajo bastante grande el que hay detrás de las exposiciones… “Quieras o no una exposición, académicamente hablando, es casi como un proyecto de investigación. Tienes que contactar con las salas, montaje, publicidad, contactar con periódicos, si quieres un catálogo, la maquetación la fotografía y un largo etc. Todo eso lo tiene que gestionar el artista y por supuesto costearlo aunque esto depende de si la sala de exposiciones es privada o de una entidad pública. No es solo trabajar y realizar tu obra, sino el darla después a conocer. Y no hablemos si quieres trasladarla a la Península, e incluso entre las Islas. Es algo muy costoso, tanto a nivel de tiempo como de dinero”.

“No solo se trata de exponer, también hay que vender”


 En el Proyecto artístico del máster Arte,Territorio y Paisaje (Untitled: Berlín) se dice que “el paisaje ha cobrado una gran importancia desde hace unas décadas y se ha convertido en una herramienta conceptual imprescindible”. ¿Por qué cree que ha ocurrido eso? “El arte actual, aunque creo que esto ocurre en todas las épocas, lo que analiza es la cotidianidad, el devenir: cómo nos movemos, cómo reaccionamos, cómo nos desenvolvemos, cómo reaccionamos, cómo nos relacionamos en un mundo en el que todo va muy deprisa. Son temas, entre otros, que tratamos en las asignaturas que impartimos en la Facultad. Le proponemos al alumnado una introspección acerca de lo que nos rodea a nivel político, económico… Esto por una parte, por otra, refiriéndome a lo primero que pregunta, es un extracto concreto del trabajo Untitled: Berlín y que hace referencia al Road Trip”.

 ¿Qué es la metodología artística Road Trip y en qué consiste?  “Fue un trabajo de investigación muy interesante realizado por un alumno del País Vasco. El Road Trip consiste básicamente, en un viaje por carretera. Numerosos fotógrafos americanos, después de la Segunda Guerra Mundial se dedicaron a viajar en coche y a fotografiar el paisaje en carreteras y caminos de tierra. Robert Frank y Ed Ruscha fueron de los primeros.  El trabajo del alumno consistió en ahondar en las propuestas artísticas vinculadas al viaje en carretera, elaborar una obra que respondiese a la orientación artística de esos viajes y que permitiese profundizar y reflexionar sobre el territorio acotado mediante el topónimo. Ese proyecto dio pie a una beca y viajó a Estados Unidos con la intención de investigar sobre todos los berlines que existían dentro de ese país. Y así lo hizo. Nos ha mandado a mi compañera y a mí, los catálogos frutos de su investigación y trabajos realizados”.

¿Qué le diría a una persona que tiene como reto tener una exposición propia y poder mostrarla? “Que le ponga muchísima ilusión y mucho ánimo. Otra cosa muy importante es el tema económico. Vivir del arte es muy difícil. El hecho de levantarte por la mañana y enfrentarte al reto de crear con la incertidumbre de que si lo que estás haciendo lo vas a poder mostrar. Pero ya no es solo exponer, sino que además hay que vender”.

Ricardo Martínez: “La única pregunta tonta es la que no se hace”

ULL Texto:

Ricardo Martínez García se licenció en Física en la Universidad de La Laguna en 2010, y a partir de ahí, inició un recorrido académico que le ha llevado hasta su posición actual como investigador posdoctoral en la Universidad de Princeton (Estados Unidos). Ayer martes, 13 de junio, impartió en la ULL una charla para dar nociones sobre qué pasos dar de cara a iniciar una carrera internacional en el mundo de la ciencia. Así, aconsejó tener un buen expediente, involucrarse ya en la etapa inicial de estudios, crear una red de contactos y atreverse a participar en congresos y pedir consejo a quien sea necesario, sin importar su prestigio: “No sean tímidos: la única pregunta tonta es la que no se hace”.

Martínez forma parte del grupo de investigadores que actúan como asesores del programa de mentoría IMP impulsado por la Fundación norteamericana IMFAHE, el cual pone en contacto a estudiantes universitarios de excelencia con científicos españoles que están actualmente en el extranjero y que actúan como mentores mediante videoconferencias y, eventualmente, algún encuentro presencial.

La ULL es una de las instituciones académicas que participan en este programa, que se gestiona a través del Vicerrectorado de Internacionalización. Es, de hecho, el centro español que más estudiantes mantiene dentro del programa, cuya próxima convocatoria está previsto que se anuncie en octubre.

El ponente dividió su charla en dos partes: en la primera explicó su carrera desde que se licenció hasta el momento actual, dando consejos acerca de qué pasos y, sobre todo, que actitud adoptar ante un mundo que, como es el de la investigación, puede resultar abrumador. La segunda se centró en explicar sucintamente la investigación que desarrolla actualmente en Estados Unidos.

La sobreabundancia de información es la que muchas veces supone un problema para los doctorandos que buscan iniciar una carrera en el mundo de la ciencia. Como señaló Martínez, todos en algún momento han albergado el temor a estar perdiéndose muchas opciones por desconocerlas, de ahí que recomiende programas como el IMP, que facilitan el conocimiento de ayudas o prácticas gracias a la información facilitada por los mentores.

Recordó la importancia de sacar buenas calificaciones, ya que pueden ser determinantes para lograr becas, especialmente en las fases de grado, máster y doctorado. Al mismo tiempo, aconsejo ser una persona implicada desde los inicios y, por ejemplo, atreverse a participar en congresos de estudiantes o a realizar estancias de verano en centros de investigación, como él hizo.

Flexible y pragmático


En su intervención, Martínez dejó entrever la necesidad de ser flexible y pragmático. Por ejemplo, él mismo realizó el máster en la Universidad de las Islas Baleares no porque le interasara especialmente ese en concreto, sino porque en dicho centro se ubicaba el centro de investigación adscrito al CSIC en el cual había logrado una beca de doctorado.

Otro ejemplo de su adaptabilidad llegó en el momento de realizar una estancia posdoctoral: “Tenía claro que quería hacerla en Europa y no quería ir a Estados Unidos. Y, tras muchas solicitudes realizadas y rechazadas, acabé… en Estados Unidos, donde llevo ya tres años”. En todo caso, afirmó que, si en fases previas de la carrera investigadora cabe plantearse la disyuntiva entre quedarse en España o salir al extranjero, en el caos de la fase posdoctoral la estancia en el exterior es imperativa. “Si no nos vamos fuera, no vamos a avanzar”.

La segunda parte de su intervención se centró en explicar su trabajo actual, que consiste en aplicar sus conocimientos de física estadística a la biología, más concretamente, al estudio de las comunidades de microbios. Y esto es otro ejemplo de la flexibilidad que aconsejaba: él, que se formó como físico, ha terminado dedicándose a la biología, lo cual le ha obligado a salir de su zona de confort y adquirir conocimientos de otras disciplinas.

Actualmente, trabaja en varios proyectos relacionados con los denominados biofilms bacterianos, agregados de bacterias que viven y crecen en una superficie, cuyo ejemplo más común es la caries. Se conoce relativamente bien cómo se estructuran en el espacio estas comunidades, pero falta comprender el paso previo: cómo surge la estructura en la que se organiza esa colonia de baterías. Sus proyectos van, justamente, en esa línea.

Go to Top