Daily archive

Junio 01, 2017

La ULL homenajea a ‘sus’ empresas

ULL Texto:

El especialista en innovación empresarial Alfons Cornella, fundador de la consultoría Infonomía y autor de 18 libros sobre innovación, ofreció hoy, jueves 1 de junio en el Paraninfo, una conferencia en la que expuso los principales desafíos a los que se enfrenta el mercado del siglo XXI. En su opinión, el modelo habitual en el que una oferta trataba de generar interés entre los consumidores pierde cada vez más vigencia: “El mercado ya no es un mundo de oferta, sino de conversación”. Por ello, subrayó, “el empresariado debe ser capaz de escuchar al público y, en lugar de tratar de venderle un producto, ha de buscar un modo de satisfacer sus necesidades”.

Cornella fue el ponente principal en un acto organizado por la Universidad de La Laguna para agradecer la implicación de las empresas con las que mantiene algún tipo de colaboración, especialmente la referida a las prácticas de su alumnado de grado. En total, fueron invitadas unas 160 compañías que, tras la conferencia, pudieron departir de manera más relajada con el rector de la ULL, Antonio Martinón, y el vicerrector de Relaciones con la Sociedad, Francisco García, durante un refrigerio en el cual también se les entregó una placa de agradecimiento.

El propio rector intervino brevemente en el acto recordando que la ULL, como institución pública que es, tiene en el compromiso con la sociedad su razón de ser, y ello incluye una mejor sintonía con el mundo de la empresa. Martinón señaló que durante sus hasta ahora dos años de mandato ha tratado de incentivar el acercamiento al mundo de la empresa con iniciativas como esta cita.

También valoró la aportación del alumnado en prácticas a las corporaciones en donde las realiza: “Muchos empresarios me han comentado que su presencia supone una bocanada de aire fresco porque aportan una visión innovadora”. También recordó que de la asociación entre universidad y empresa puede salir el necesario cambio del modelo productivo que Canarias necesita. En ese sentido, destacó el papel que el programa de tecnólogos Agustín de Betancourt, auspiciado en colaboración con el Cabildo Insular de Tenerife, puede tener para dicho objetivo.

Alfons Cornella ofreció ante una audiencia compuesta por personas del mundo de la empresa una intervención motivadora y hasta cierto punto provocativa, que buscó en todo momento transmitir la idea de que el cambio vertiginoso del mundo obliga a modificar la manera de hacer las cosas en el ámbito comercial.

El concepto clave para ello es el de “innovación”, que el ponente explicó que, contrariamente a lo que se cree, no es algo esporádico y espontáneo; al contrario, debe ser un proceso sistemático y en equipo, pues la creatividad y la motivación, motores de la innovación, son cualidades que se pueden entrenar.

La innovación precisa un ambiente adecuado para desarrollarse, y a juicio de Cornella, la empresa tradicional no lo es, pues posee una organización jerárquica en la que cada individuo debe centrarse en hacer bien su trabajo en pos de la eficiencia. “Ese modelo no sirve: o eres eficiente o eres innovador”, dijo, para explicar que seguir un protocolo marcado con el objeto de “hacer bien las cosas” está reñido con el proceso de innovación que, muchas veces, provocará errores. Por ello, cree que la empresa debe pasar de explotar, como hace ahora, a explorar, en un modelo mixto que cuide la eficiencia, pero que tenga grupos de voluntarios dedicados a innovar.<

Reflexionó acerca de un término muy en boga en la actualidad: el emprendimiento, que será esencial en el futuro, pero dentro de una organización asentada. De hecho, el ponente no se mostró partidario de lanzar a los jóvenes a emprender solos ante el mercado, que es muy hostil. El mito de los jóvenes que montan un imperio desde su garaje es eso: un mito que, además, se ha dado muy pocas veces. Son las empresas las que deben incorporar el emprendimiento dentro de sus procesos, y es mejor si lo acomete alguien con algunos años de experiencia apoyando a los más jóvenes que vienen con ideas frescas. “El futuro está en la mezcla de lo junior y lo senior”.

Cambio de mentalidad


Cornella también puso sobre la mesa el cambio de mentalidad que deben operar las empresas respecto a su relación con los clientes: si antes lo que se buscaba es que el comprador fuera fiel a la marca, ahora se debería tender a lo opuesto, que la empresa sea leal a sus consumidores. O, dicho de otro modo, la marca debe ser capaz de escuchar las necesidades del mercado, entablar una conversación en lugar de establecer la relación jerárquica unidireccional de antaño y, sobre todo, centrarse no en vender un producto, sino en satisfacer unas necesidades. La empresa, por tanto, dese ser capaz de responder a lo que plantee el consumidor. De ese modo, se puede llegar a nuevas relaciones provechosas para ambos como, por ejemplo, los productos que surgen de un patronazgo en línea o crowfunding; en esos casos, el destinatario final participa en el desarrollo desde sus inicios convirtiéndose en mecenas.

El experto también tuvo tiempo de dar sus impresiones sobre el futuro de dos sectores que serán fundamentales en el futuro: la robótica y la energía. Sobre el primero, señaló que, tal y como se teme, propiciará la pérdida de algunos empleos y eso es algo que los gobiernos deben trabajar desde ya. Pero matizó que tampoco conviene dar una visión catastrófica al respecto: puso como ejemplo que los países que más

Sobre la energía, reflexionó que la demanda crecerá, pero de manera más lenta que hasta ahora, ya que la eficiencia energética de los dispositivos será mayor y, por tanto, su consumo será menor. A su juicio, todo parece indicar que la generación de electricidad a partir del sol será la tendencia del futuro, a pesar de que países como España sigan poniéndole trabas legales. Según su prospección, del mismo modo que en las últimas décadas la obsesión de mercado ha sido introducir chips y sensores en todos lados, lo próximo será meter generadores de energía en, por poner un caso, la patilla de unas gafas.

La Fundación Konecta colabora con la Universidad Autónoma de Madrid

Mundo Texto:

El Colegio Mayor Universitario Juan Luis Vives de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) se constituye como un espacio de referencia al acoger a estudiantes con diversidad funcional. El centro alberga esta posibilidad, ya que dispone de una óptima adaptación en sus infraestructuras, actividades y organizaciones.

Además, en la residencia se creó el proyecto Vida Independiente, que nace a partir de la necesidad de instaurar un sistema de apoyo económico para los colegiales afectados. Esta propuesta consiste en la reducción del 50 % del coste mensual.

José María Sanz, rector de la academia, y Rosa Queipo, representante de la Fundación Konecta, firmaron recientemente un acuerdo con el objetivo de fortalecer el servicio de alojamiento que la institución brinda a los alumnos con discapacidad. Asimismo, Queipo se comprometió a ayudar a la iniciativa del Colegio Mayor haciendo una aportación monetaria equivalente a la bonificación que el mismo ofrece a cada participante.

Por su parte, Konecta desarrolla planes de formación, investigación, sensibilización y divulgación que pretenden mejorar la calidad de vida de colectivos en riesgo de exclusión. Por este motivo, agradece el ímpetu en la promoción de la individualización y la autodeterminación de los universitarios con diversidad funcional, de tal forma que considera Vida Independiente un auténtico ejemplo a seguir.

“Los fisquitos son la actividad más gratificante que he organizado”

Ciencias Texto:
Edith Padrón, profesora de la Sección de Matemáticas y organizadora del proyecto "Un Fisquito de Matemáticas".

Edith Padrón, profesora de la Sección de Matemáticas de la Universidad de La Laguna, es la organizadora y supervisora del proyecto Un Fisquito de Matemáticas, así como la persona que tuvo la idea original de estas pequeñas charlas de tan solo diez minutos. Ahora, tras cuatro temporadas, valora el progreso de los fisquitos, las perspectivas de esta innovadora actividad y sus futuras ediciones.

¿Cómo surgió esta idea? “Hace dos años, hablando con la vicedecana nos dimos cuenta de que los alumnos no ven mucha materia de matemáticas en primero. Yo pensé en algo que no le supusiera al alumno mucho problema en cuanto al tiempo, y sugerí los fisquitos. Pensamos en principio en reservar un aula pequeña pero la vicedecana optó por reservar el Aula Magna, y desde el primero hubo mucha gente. Empezamos con unas 60 personas y acabamos con unas 200”.

¿Cuál es el balance de esta temporada? “Ya son dos años, 45 fisquiteros y 39 fisquitos, 29 grabados por ULL Media. En cuanto al primer período, decidimos hacerlo en este entorno y no grabarlos para que la gente viniera y los hiciera. Después, nos percatamos de que era fácil que la gente aceptara contar algo en 10 minutos, aunque luego le resulte difícil. Hemos tenido todo tipo de ponentes: estudiantes, profesores de aquí y de fuera, y dos de Famelab. El balance es muy bueno. El aula magna tiene un aforo de 250 personas y, muchas veces, ha estado llena con casi el aforo completo”.

¿Por qué cree que desde el principio vino tanta gente? “Porque se dieron cuenta de que eran charlas que podían entender perfectamente. También yo me dedico a promocionar cada fisquito a través de vídeos promocionales que resultan atrayentes. Además, siempre me pongo por fuera del aula magna a anunciarlo para que todos lleguen a tiempo y no se le pase la hora. Cada vez que me ven ellos saben que es por un fisquito”.

¿Qué es lo mejor de los fisquitos? “Es una actividad muy satisfactoria, la más gratificante que he hecho diría yo. Básicamente porque es muy colaborativa, los estudiantes roban parte de su descanso para ir a aprender más, el ponente intenta contar algo en diez minutos y así conseguimos despertar la curiosidad de todos. Yo, por ejemplo, a la hora de buscar temas para que los alumnos expongan, he aprendido mucho”.

Una escuela de formación


¿Qué aporta a los alumnos? “Para ellos es una escuela de formación importante. Los fisquitos expuestos por alumnos se preparan un par de semanas antes, ellos van trabajando el tema con nuestra ayuda para que les quede perfecto y lo ensayan conmigo antes de hacerlo porque enfrentarse con un público de más de 100 personas es una responsabilidad. Siempre quedan muy contentos y se sorprenden por cómo han sido capaces de presentar algo de forma muy digna”.

¿Qué le ha permitido descubrir este proyecto? “Teniendo en cuenta que de los 45 fisquiteros solo 12 son mujeres, me he dado cuenta de que todavía nos cuesta mucho significarnos, porque ellas son muy buenas exponiendo pero suelen ser reacias a dar el paso de hacerlo, y espero que eso cambie. También he descubierto que muchos de los profesores que se dedican a dar clase o a la investigación son muy buenos en divulgación, y creo que a raíz de los fisquitos ellos también han sido conscientes de sus capacidades”.

¿Qué otras finalidades pueden tener los fisquitos? “Los vídeos de ULL Media de los fisquitos son muy buen material para centros educativos. Aunque hay algunos con más nivel de dificultad, hay otros que se entienden de forma muy sencilla y les pueden servir. Estos vídeos son muy buen material divulgativo para todo aquel que quiera saber un poco más”.

¿Qué espera de la siguiente etapa? “Me gustaría hacer cosas más trasversales, que no sean solo de matemáticas, como el último, que combinaba biología con matemáticas. También pediría más retroalimentación en las redes  para que los alumnos comenten en las cuentas de Facebook y Twitter sobre lo que les gustó, lo que no y lo que se puede mejorar”.

Go to Top